Esto lo escribo mientras hay varias cosas listas, pero NADA ha sido publicado. Ni una canción, vlog, página web, redes sociales, en resumen solo unos cuantos videos que hice en facebook hace ya 2 meses.

Y para ser honesto, a veces me canso de esperar. Han sido años para lograr publicar ciertas cosas, mucho trabajo “detrás de cámaras” y mi expectativa de tiempos ha sido totalmente diferente a la realidad por diferentes circunstancias. En su mayoría justas, naturales y buenas.

Pero ahora que “mucho” está apunto de salir, puedo ver atrás y rescatar algunas lecciones que me gustaría compartir por si alguien está pasando por algo similar.

1) Tener una espera natural.

No importa lo que querás, hay una buena y sana porción de tiempo antes de que algo pase. Creo que vale la pena esperar si estamos construyendo una buena base, ya que hay una alta probabilidad de tener mejores resultados a largo plazo. Nada más hay que ser cuidadosos en saber cuanto es suficiente. Pensemos en un bebé, hay un tiempo adecuado para que nazca.

2) Evitar pegarse mucho en detalles.

En mi caso soy algo perfeccionista y autodidacta. Con esta combinación podrían no existir límites para atrasos. Uno podría sumergirse en internet/libros/etc para aprender más y ver como mejorar lo que uno quiera o sentir que es necesario saber muchas cosas más para el siguiente paso.

Hay que hacer un balance, no esperar a que todo sea perfecto. Poner fechas límites y cumplirlas. Yo lucho bastante con esto y estoy aprendiendo a publicar pronto lo que tengo y mejorar lo que sigue.

3) Trabajar con lo que se tiene HOY. No esperar por ese equipo de ensueño.

Cuando quise empezar a grabar, usaba el celular para grabar ideas, luego una interfaz de grabación de $200, etc. Desde entonces, con los años he tenido la oportunidad de adquirir otras herramientas. Pero muchas veces la espera se vuelve muy pesada por querer tener cierto equipo para “Empezar a trabajar” y pensamos que si no es “X” equipo no podemos lograr ciertas metas.

Después de todo este proceso, creo más en trabajar con las herramientas que tengo y no atrasarme por las que me hacen falta.

4) Recordar o preguntarse porque o para que empezó todo

Cuando recuerdo que estoy acá en este mundo con el propósito de servir a otros, todo fluye mejor(Al menos en mi caso).

Yo ya hubiera desechado algunos “proyectos”, pero he encontrado una mejor manera de vivir las cosas en Dios. Parece loco creer en alguien que uno no ve, pero decidí hacerlo. Los proyectos ahora son menos estresantes y con mucho más sentido en Él. Me siento lleno en este momento y lo que sea que venga de seguro lo voy a recibir con cuidado. Porque la base para mi la estoy dejando en buenas manos. Desde ahí, los detalles se pueden mejorar.

Esto no significa dejar de trabajar o relajarse totalmente, significa que estoy trabajando en algo que no está totalmente en mis manos. Hay una visión, hay algo que desde ya me emociona dedicar tiempo a escribir esto o crear una canción, etc.

Este es un punto de vista muy personal, en donde quiero que Dios guíe todos mis proyectos. Creas o no en Dios, tener una visión y un propósito te pueden ayudar mucho a tener fuerza en esos momentos que queres renunciar.

5) Hacer un balance con nuestra vida. Descansar y disfrutar el ride.

Tratá de apartar el tiempo necesario a las cosas importantes en la vida, lo que nos llena más(familia, salud, amigos, Dios, etc.). Podemos seguir el sueño que queramos, pero si perdemos lo más importante vamos a estar frustrados al final, cansados, enfermos y probablemente solos en la cima de la montaña.

Disfrutemos el ride! cansémonos en el proceso pero saquemos el tiempo para recuperarnos. Hay que apreciar cada paso que damos.

6) Seguir trabajando duro, madurar y aprender.

Si yo hubiera lanzado la música que tenía en el 2009, probablemente hubiera perseguido otras cosas como fama, dinero, etc. Ahora que el tiempo ha pasado, soy feliz con quien soy, donde estoy y lo que Dios me ha permitido vivir. No estoy diciendo que soy perfecto ahora, probablemente vaya a fallar en algunas áreas. Pero me siento más preparado que hace unos años para salir a la calle.

Trabajemos duro, dejemos que el tiempo nos prepare para el momento adecuado sin importar cual sea el resultado, con madurez y aprendizaje vamos a tomar las cosas mucho mejor que antes.

Algún día se verán reflejados todos esos esfuerzos y cuanto hemos aprendido en el proceso. Cada esfuerzo cuenta.

7) No dejar que el orgullo y el miedo brillen.

Algunas veces tenemos miedo de los resultados, lo que la gente pueda pensar acerca de algo que hagamos. Tendemos a estar más enfocados en esos resultados olvidando la finalidad de lo que estamos creado y su propósito original. He visto maravillas en internet que igual tienen sus malos comentarios, “no me gusta”, etc. Incluso este artículo a más de uno no le va a gustar por diferentes razones (redacción, contenido, faltas ortográficas, etc). Pero, ¿Tengo que dejar de hacer esto? ¿Puedo tratar de mejorar en el próximo? ¿Soy capaz de recibir retroalimentación?

Si estamos camino a tener algo que queríamos hace tiempo, de publicar un proyecto, de empezar a estudiar algo y demás, entonces no dejemos que estos “bullies” internos nos detengan, ni tampoco los que andan ahí afuera. Más aún si hay un gran propósito detrás de ello.

Sentíos libre de comentar abajo experiencias, otros tips, si escribo enredado para desenredarme en otros post, etc.

Pura vida ?
PJ